La oposición critica la decisión del gobierno rumano de crear un fondo de inversión soberano

El Parlamento de Rumania votó el 6 de junio para crear un fondo de inversión y desarrollo que verá las participaciones del estado rumano en 33 empresas fusionadas en una unidad administrativa.

“Fondos de inversión similares en otros países europeos han ayudado en el desarrollo de nuevos infraestructura “, dijo Liviu Dragnea, el líder del partido gobernante de Rumania, el PSD. “El fondo generará muchos empleos nuevos y contribuirá al desarrollo de la economía”.

El fondo incluye participaciones en algunas de las empresas más grandes de Rumania, muchas en el campo de la energía, incluidas Hidroelectrica, Nuclearelectrica, Romgaz, OMV-Petrom y Engie. Otras compañías que estarán bajo el paraguas del fondo incluyen Loteria Romana (Lotería Nacional Rumana), CFR (Ferrocarriles Rumanos) y Posta Romana (la Oficina de Correos Rumana).

Formalmente conocido como Fondului Suveran de Dezvoltare şi Investiţii (FSDI), el nuevo fondo -valuado en 2.000 millones de euros- será controlado directamente por el gabinete rumano, algo que ha recibido duras críticas de la oposición del país.

“Es malo”, dijo Stelian Ion, un diputado de la oposición Save Romania Union (USR). “Este es el mismo modelo utilizado en Grecia, cuando necesitaban liquidez poco antes de su crisis económica. Estas compañías ya no estarán sujetas a rigurosas regulaciones de contratación pública, lo que significa que pueden pedir prestado todo lo que quieran. El dinero se usará para pagar salarios del sector público para los cuales no queda dinero en el kitty. Además, este fondo se puede utilizar para camuflar la deuda pública, lo que permite que el gobierno se vea bien en el papel. En realidad, estas compañías estarán cargadas de deudas que no pueden pagar y terminarán a merced de los acreedores externos “.

Otras causas de preocupación incluyen la falta de una estrategia de inversión real o indicadores de rendimiento para el nuevo fondo. . De acuerdo con la versión final de la ley aprobada por el parlamento, estos serán establecidos por el único accionista del fondo, el Ministerio de Finanzas. En una versión anterior de la ley, tanto el Banco Nacional de Rumanía (BNR) como la Autoridad Supervisora ​​de Servicios Financieros (ASF) habrían tenido voz en cómo se administraba el fondo. Su participación fue eliminada del proyecto de ley antes de la votación del 6 de junio.

“Estas son empresas poderosas que podrían sostener la economía rumana durante muchas décadas”, dijo el Sr. Ion. “En cambio, lo más probable es que simplemente ya no existan en unos pocos años”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *