Forbes: Georgia, el destino de inversión más atractivo en la esfera postsoviética

La revista estadounidense de negocios Forbes ha dicho que, si bien los modelos económicos de Armenia y Bielorrusia siguen estando poco desarrollados, ambos ofrecen buenas perspectivas para el futuro. Mientras tanto, Georgia es visto como uno de los destinos de inversión más fructíferos de la región.

En un artículo que profundiza en las economías postsoviéticas, Forbes afirma que los mercados en el ámbito postsoviético son muy diversos, principalmente porque algunos aún mantienen relaciones estrechas con Rusia, mientras que otros han desarrollado economías independientes de Rusia. Si bien se considera que Georgia y Kazajstán tienen las perspectivas más favorables para el futuro, Armenia y Bielorrusia también se consideran apuestas decentes. Sin embargo, se dice que el futuro de Azerbaiyán, Ucrania y Tayikistán es un desafío.

Lo que actualmente hace que Georgia sea tan atractiva para los inversores es la tasa más alta de crecimiento económico en la región y una tasa de inflación decreciente. Además, el país ha llevado a cabo una reforma profunda y ha implementado medidas esenciales para mejorar la disciplina fiscal. Entre las ventajas adicionales, Georgia tiene un sector bancario saludable, coopera bien con el FMI y tiene un sector turístico en auge.

En el caso de Armenia y Bielorrusia, aunque ambos países ofrecen perspectivas económicas más modestas, ambos son también beneficiarios directos de precios más altos de los productos básicos y tienen fuertes lazos con Rusia. En 2017, el crecimiento económico en ambos países fue más alto que las expectativas del FMI. Las principales preocupaciones sobre Armenia siguen siendo la moneda del país, el dram, cuyo valor ha disminuido significativamente menos que los tipos de cambio de otros países de la región, lo que encarece las exportaciones.

En el caso de Ucrania, no hay claridad sobre el nuevo modelo económico del país, y existen obstáculos visibles para la implementación de reformas a gran escala, como las implementadas en Georgia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *